Jóvenes Adultos

Ministerio de Jóvenes Adultos

Los jóvenes adultos (entre los 18 y los 30 años de edad), aunque se agrupen juntos, con frecuencia se encuentran en diferentes etapas de sus vidas. Los hay casados, que viven en parejas, solteros, con hijos, divorciados y viudos. Salieron de la escuela secundaria e ingresaron en la fuerza laboral, en las fuerzas armadas o en la universidad. No todos los jóvenes adultos asisten a la universidad, aunque muchos lo intentarán, pero lo dejarán antes de diplomarse. Participan del mundo, y muchos tienen opiniones muy definidas sobre la guerra, el medio ambiente y la Iglesia institucional. Muchos se ofrecerán a ayudar a su prójimo o a organizar campañas de socorro y de solidaridad.

La Iglesia Episcopal se esfuerza en estar junto a ellos, en acompañarlos, orientarlos y proporcionarles sitios para que lleguen a desarrollar un liderazgo. La Iglesia puede ofrecerles lugares para que profundicen su trayectoria de fe mediante la práctica de servicios tales como relaciones de compañerismo con personal de misión en el Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos y junto a los Ministerios de Evangelismo, Educación Cristiana, Pastoral Social entre otros.

Historia de los Jóvenes Adultos

La historia de este ministerio data desde el 1980 conformado por Jóvenes Adultos. Pueden encontrar en los anuarios de la Iglesia Episcopal que realizaron Talleres y Campamento, bajo la presidencia del entonces Rvdo. P. Julio Holguín.

En 1985-86 se integra a una adolescente para aportar al trabajo de jóvenes, a partir de su realidad.

Luego en 86-88 surge la necesidad de ampliar el comité con coordinadores regionales de jóvenes tanto adultos como adolescentes y asi se fué extendiendo la cantidad de jóvenes en todo el país con Pasión y Amor por el servicio a Dios en sus Iglesias y Comunidades.

Fué en la Primera Convención Diocesana de Jóvenes, realizada en San Andrés, en el 91 cuando se acordó conformar las coordinaciones por edades, justamente para poder preparar programas dirigidos a las realidades específicas en cada etapa juvenil. De ahí se iniciaron también las sesiones de campamento para Adolescentes y Jóvenes Adultos.